loading...
Recomendacion
Recomendaciones
LETRA
Tamaño:AAAAA
E-MAIL
Envia por correo
VOTACIÓN
loading...
IMPRESION
Versión para impresión
Yo siento, tú sientes, ¿todos sentimos?
Dafna Opalín
08/07/2010

Pregunta: ¿Es solamente el raciocinio lo que nos separa de las demás especies de animales? ¿O es nuestra capacidad de diferenciar, nombrar y manipular las emociones y sentimientos?

Amor, perdón, felicidad, asombro, miedo, arrepentimiento, celos, coraje, motivación, envidia, satisfacción, apatía… etcétera, son sensaciones que nos mueven y llevan a la toma de decisiones y a la realización de actos, desde los más mínimos e insignificantes, hasta los más supremos y trascendentales.

“Por amor a…” “Porque no lo soporto…” “No tengo ganas…” “Me enorgullezco…” Estamos regidos por los sentimientos a tal grado que no podemos concebir la vida sin ellos, y seguimos buscando el amor eterno, la felicidad total, ignorantes de que otras emociones les acompañan.

Entonces: ya los conocemos, los identificamos y los buscamos o les rehuimos… Pero, ¿podemos controlarlos? Y no me refiero a no hacer una escena en un lugar público, o aguantar la risa o guardar la compostura. Me refiero a largo plazo.

El arranque de furia que hizo que Moisés rompiese las tablas de D’os, le trajo como consecuencia el castigo de no ver la Tierra Prometida, por lo que tuvo que deambular por 40 años en el desierto. ¿Cómo aguantó después de haber demostrado la fuerza de sus emociones? Durante 40 años Moisés guardó la compostura ante el objetivo principal… ¿Evolución? ¿Aprendizaje?

Dice el dicho que el humano es el único animal que tropieza con la misma piedra dos veces… Yo digo: ¡Pues que se fije!

Llego el momento en que la humanidad no se puede dar el lujo de seguir tropezando con los mismos errores: apatía por el ahorro nos está dejando sin agua; la pereza para reciclar nos ahoga en basura y acaba con la vida silvestre y nuestros recursos naturales; la necedad de seguir utilizando métodos que ya sabemos que dañan nuestro mundo como el uso de gasolina, está acabando con el aire, los mares y la atmósfera; el odio y el resentimiento, así como la desvariada ambición y envidia, crea guerras absurdas en la que gente pierde familiares y seres queridos por razones absurdas que nada tienen que ver con los sentimientos positivos de felicidad, amor, satisfacción, motivación, superación y demás.

Moisés sólo necesito un castigo fuerte para entender… no quiere decir que siguió regándola, pero ya tuvo más cautela en lo que hacía.

Nosotros, ¿podemos aprender a contener nuestras emociones personales para abrazar las universales? No estamos solos en el mundo que D’os nos dio. Tenemos que evolucionar y aprender a patear la piedra en lugar de seguirnos tropezando con ella… o por lo menos construir algo de valor para todos.

loading...
Buscar:
spacer 175 x 1
Comunidad Betel de México - Todos los Derechos Reservados - Aviso de Privacidad
Powered by Olvaid!