loading...
Parasha
Parashá
LETRA
Tamaño:AAAAA
E-MAIL
Envia por correo
VOTACIÓN
loading...
IMPRESION
Versión para impresión
Eliahu, la posibilidad de la llegada del Mashiaj
Rabino Leonel Levy
29/03/2012

Uno de los momentos más emotivos y más bonitos del Séder de Pésaj, es en mi opinión, el instante en que se abre la puerta para recibir a “Eliahu Hanaví”. Según la tradición, este personaje llegará para anunciar la llegada del Mashiaj y la redención, es decir una época de paz, armonía, encuentro y diálogo entre los seres humanos.

 

¿Por qué es necesario abrirle la puerta a Eliahu? ¿Por qué él, que es tan poderoso y anunciará la era mesiánica necesita que “nosotros” le abramos la puerta? ¿Por qué cuando nos visita en un Brit Milá o en la Havdalá nadie le abre la puerta?

 

La clave para responder a este interrogante está en pensar ¿qué se encontrará Eliahu cuando le abrimos la puerta?

 

Se encontrará con una familia reunida que celebra Pésaj alrededor de una mesa. Todos reconocemos tarde o temprano, que la vida en familia no es fácil. El primer libro de la Torá, Séfer Bereshit, comenzando con Caín y Abel y concluyendo con José y sus hermanos, intenta mostrarnos los pleitos, los celos, las rivalidades, los engaños y las miserias que pueden hallarse en este núcleo social. La vida en familia no es fácil...

 

El Rabino Yosef Telushkin escribió lo que su madre le solía decir: "las únicas familias felices que conozco, son las que no conozco muy bien". La tensión existe en cada lugar, en cada familia. Ésa es la razón por la que importantísimas mitzvot consisten en aprender a convivir con gente que no la hubieses escogido como amigos y, ni modo, son parte de tu familia.

 

Uno de los conceptos más notables que aprendemos cuando crecemos es que la familia no es algo dado, sino que es formado, escogido y construido. No es fácil vivir con otra gente con otras necesidades, preferencias, preocupaciones y sentimientos. La reunión familiar, las festividades, los eventos sociales, no sólo traen alegría sino también dificultades, tensión y preocupación.

 

Sin embargo, y aunque parezca paradójico, si le preguntas a la gente cuál es su festividad favorita, te dirán que es Pésaj por la reunión familiar, por las imágenes, aromas y recuerdos que se despiertan al celebrar en familia.

 

Queridos amigos: Si en este Pésaj logramos que la familia se reúna y celebre a pesar de las diferencias, de los contrastes, de las rivalidades, entonces, seguramente podremos abrirle la puerta y mostrarle a Eliahu que a pesar de todo lo conseguimos y estuvimos juntos para celebrar.

 

Eliahu no necesita que le abramos la puerta, somos nosotros los que necesitamos enseñarle lo que con esfuerzo y paciencia hemos conseguido: que la familia esté junta, cenando en armonía y tranquilidad, por lo tanto, la redención es posible. Recuerden que si Pésaj se lleva a cabo en una casa llena de amor la redención no es un sueño en vano. En esos casos no es necesario abrir la puerta para dejar entrar a Eliahu, puesto que él ya ha entrado.

 

Que sea su voluntad que en los próximos días de Pésaj, podamos continuar celebrando en familia, a pesar de las diferencias, y así poder recibir a Eliahu con su promesa de paz en nuestros hogares.

 

¡Shabat Shalom veJag Sameaj!

loading...
Buscar:
spacer 175 x 1
Comunidad Betel de México - Todos los Derechos Reservados - Aviso de Privacidad
Powered by Olvaid!